Ética y moral del trabajador salvadoreño

Ética y moral del trabajador salvadoreño


Escrito por Franco Chávez

En los años sesenta un día normal para mi abuelo era salir a trabajar con el ganado y demás quehaceres del campo acompañado por mi tío mayor, de diez años en ese entonces, trabajan desde temprano, lo mandaba a la escuela y al salir de clases, nuevamente la jornada de la tarde. No puedo decir que mi abuelo no amaba a mi tío, pero si era lo que ahora llamarían maltrato y explotación infantil.

En mi caso, mi jefe unas décadas mayor que yo es del pensar que si un empleado sale a las cinco en punto, no está haciendo bien su trabajo o no está a gusto. En lo personal pienso más en resultados, si mis colaboradores cumplen con lo solicitado, no tengo ningún inconveniente en que salgan a la hora de salida en punto, pues tienen familia, universidad, o por lo menos salir del trabajo y poder regresar con luz de día a la casa.

Son diferentes puntos de vista, ¿éticamente que es lo correcto?

Las personas son seres racionales y libres, es decir que pueden elegir, pueden elegir hacer bien o hacer mal, pueden elegir ser éticos o “vivos” como lo llaman muchos.

Descarga la App

El salvadoreño trabajador promedio es considerado por otros países como personas trabajadoras, es decir no le hacen feo al trabajo, suelen dejar la vida en el trabajo aunque en general o muchas veces esta aptitud se ve empañada por las malas costumbres a las que hemos históricamente siendo criados.

Al salvadoreño promedio, le duele llegar a tiempo, si llegan cinco minutos tarde a su plaza de trabajo o incluso a cualquier reunión es un logro, es lo “normal”.

Al salvadoreño promedio, le gusta ser el que salió de “vivo” y a costa de otros se siente bien, no es la regla pero lamentablemente sí muy común.

Regresando un poco al ejemplo de mi abuelo y mi tío, lo normal en esa época era tener muchos hijos de preferencia varones porque si no ¿quién cuidaría del ganado y las tierras?, repito no es que no lo amara, pero era lo “normal” no había falta de ética a los ojos de mi abuelo o de mi tío o de mi abuela o cualquiera que supiera como se trabaja en el campo; Lo que me lleva a pensar será que la percepción de la ética cambia con el tiempo o debería ser algo estricto, rígido e inmovible.

Rígido las leyes, ¿para que están las leyes si no es para buscar la trampa?….

Maquinas y equipo para restaurante

Ciertamente las leyes como concepción es un conjunto de normas que buscan el bien común, buscan trazar esa línea donde lo ético se vuelve una obligación y las personas por miedo a terminar en la cárcel o ser multados, deben acatarlas.

Pienso también que las leyes por si están igual hechas por personas, que nuevamente bajo el criterio de ellos son establecidas, y quien sabe son justas o éticas.

Por ejemplo, cual es uno de los mayores atractivo para las empresas grandes, maquilas o extranjeras que buscan establecerse en el país, no podemos ocultar que el salario bajo y la falta de oportunidades para los trabajadores es una gran oferta, estando dentro de la ley como es posible ver ético pagarle trecientos dólares a la señora que confecciona las prendas de un gigante de la moda, sabiendo que solo una prenda puede pagarle el salario quizás de todo un mes de esfuerzo.

Retomando desde el punto de vista del trabajador salvadoreño, nos vemos influenciados, primero con la formación que recibimos en casa, los distintos ejemplos que vemos en toda la sociedad y la libertad que cada uno tiene de elegir entre ser ético o no.

Ser éticamente correcto es una toma constante de decisiones que nos van forjando y definen que clase de trabajador es, ser éticamente correcto nos asegura que nuestro jefe se dará cuenta en algún momento que nuestro esfuerzo debe ser compensado ya sea con estabilidad laboral, un aumento, etc. Lo que quiero decir es que al final, tomar la decisión por la ética es la descripción correcta aunque no fuera la más sencilla.

Puedo concluir, que a pesar que el salvadoreño común está fuertemente arraigado a las costumbres y a lo que históricamente conocemos, somos capaces de crecer de formarnos y crear nuestro propio concepto.

Al final, lo éticamente correcto siempre a la larga es más beneficioso para todos y es una inversión para el futuro, esa debería de ser nuestra motivación para ser mejores trabajadores y mejores personas, siendo ejemplo para nuestros hijos y otras personas.

Compártenos o síguenos en :

Un comentario sobre “Ética y moral del trabajador salvadoreño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *